25 años de Dolor Crónico – Se escribe rápido, solo son dos números, pero 25 años pasan lentamente y cuando llegan parece que fueron un suspiro.

Ahora cumplo, que no celebro, el cuarto de siglo desde que mi espalda dejó de ser mi amiga y se convirtió en mi contrincante. Enemiga de peleas continuas, de quien podía con quien, de quien ganaba la batalla cada día. Muchas las he ganado, otras no tanto, pero nunca me ha dejado KO ni tiré la toalla en el cuadrilátero. Siempre vuelvo a la pelea en cada son de campana, en cada asalto.

No puedo imaginar cómo habría sido mi vida sin dolor, ya en plena juventud, con apenas 18 años comenzó esta carrera. Los primeros años fueron muy duros, mientras los demás jóvenes seguían su vida normal yo me quedaba atrás, avanzando a trompicones. Mientras unos terminaban carreras, o buscaban una profesión, yo acudía a la Clínica del Dolor, a probar técnicas nuevas, nuevos fármacos, nuevos efectos secundarios, nuevos fracasos.

Tras estas décadas, cuando me preguntan qué haría si me curara, la cabeza me da vueltas como la niña del exorcista. Vivir haciendo planes de futuro, sin esos “quizás”, o “depende cómo esté”. Sabiendo que podré hacer algo el día que lo marque en el calendario, sin preocuparme de que ese día este peor y tenga que cambiarlo.

Mi marido no me conoce sana, ya me conoció así. Me encantaría presentarle a esa otra parte de mi que podía correr, andar rápido, agacharse, toser sin lastimarse, o simplemente bailar!

Ahora cada día tengo mas dificultades y enfermedades asociadas, o provocadas por, la Fibrosis Post-Quirúrgica y la medicación. Y aún así, al ser una enfermedad no visible (no me falta un miembro, no estoy en silla de ruedas, etc) sigo con esa sensación de tener que explicar o excusar cada día malo, cada cojera, cada mala cara.

¿Cómo explicas que cada día, durante 25 años has tenido dolor ciático, cansancio, falta de fuerzas y dolor? Que hace años que un pie esta dormido, acolchado. Que te cuesta levantar el culo de las sillas sin pegar un grito o apretar los dientes. Que otros días tienes mas suerte, y puedes dar un paseo, o al día siguiente salir de la cama es un suplicio, pero seguir en la cama también. Y que aun así, tienes ganas de reír, salir, hablar y vivir. Porque a todo se acostumbra una…incluso a vivir con dolor.

Pese a todo, esta es la vida que me toco vivir, y no la cambio! Puede que ese día que no salí por estar enferma la vida me llevó a mi presente. A conocer al que hoy es mi marido que es un santo y me comprende mejor que algunos familiares. Porque esa infección por un efecto secundario de mi dolencia hizo que los anticonceptivos fallaran, y ahora tengo a mi pequeño, que es el motor de mi vida.

Porque no sé donde estaría si hubiera estado sana, pero si sé donde estoy hoy y pese a los dolores, los malos días, estoy viva, feliz y rodeada de amor. No lo cambio por volver a estar sana, si me dieran a elegir, mejor estar con ellos así, que no estarlo.

Solo me queda desear cumplir 25 años mas de dolor, si es con ellos. Con Salud (la que se pueda), Amor y Paz. Un saludo!

Categorías: Fibro y Dolor Crónico

Rocío Bloguera

Mi nombre es Rocío. Desde el Puerto de Santa María (Cádiz), España; os doy la bienvenida a mi pequeño rincón. Bloguera, Madre, Pensionista, y Esposa. Gracias por tu Visita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies